Domingo, Octubre 20, 2019

LA PEDAGOGIA Y EL NACIMIENTO

En Colombia, desafortunadamente, las campañas pedagógicas están orientadas en su mayoría a la prevención del embarazo, por medio de los métodos anticonceptivos, planificación, etc....

EL NACIMIENTO DESDE LO JURIDICO

En el ámbito de lo jurídico, para la primera definición de nacimiento (el acto de nacer) existen dos tipos: El Natural, que se refiere...

EL NACIMIENTO DESDE LO RELIGIOSO

El nacimiento ha sido y será considerado como un acontecimiento digno de celebración. Las religiones no son ajenas a estos acontecimientos y de acuerdo...

EL NACIMIENTO DESDE LO CULTURAL

El nacimiento también tiene un factor cultural bastante marcado, existen culturas en las que, por motivos sociales o religiosos, las madres se pueden negar...

C327/16

“EXISTENCIA LEGAL DE LAS PERSONAS COMIENZA AL NACER. Demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 90 (parcial) del Código Civil. Los demandantes consideran que el...

C-591/95

En esta sentencia del año 1995, un pequeño grupo de ciudadanos presentaron una demanda de inconstitucionalidad a los artículos: 90, 91 y 93 del...

LA PEDAGOGIA Y EL NACIMIENTO

Migrants and refugees flooding into Europe have presented European leaders and policymakers with their greatest challenge since the debt crisis. The International Organization for...
OPINION

Por: Nicolas Díaz Pinzón

Para dar mi opinión de lo expuesto anteriormente, mantendré la estructura construida dentro del foro mismo, es decir, hablaré primero del ámbito jurídico, después del religioso, cultural y pedagógico.

Desde o jurídico: Es realmente complejo formular una postura diferente a la que adopta la ley colombiana frente al nacimiento. Es un acto natural que no da lugar a la interpretación, se nace en el momento en el que abandonamos, por vía natural o artificial, el vientre de nuestras madres, imposible decir algo contrario. Desde el punto de vista del nacimiento jurídico, estoy en completo acuerdo con las decisiones de la corte frente a las sentencias. El que está por nacer no puede ser titular de derechos o deberes coercibles, por la simple y sencilla razón de que es imposible la reclamación o la obligación de estos a una criatura sin nacer. Para complementar lo anterior, considero también que el feto no debería tampoco tener derechos en suspensión hasta que se presenten las primeras funciones cerebrales (5-10 semanas). ¿Por qué? De acuerdo a la presunción de Aristóteles, de que el humano es animal racional, entonces, para ser considerado humano se necesita contar con esas dos características. Sin duda se es animal desde el momento de la concepción, pero se es racional en el momento en que el órgano que se encarga de la racionalidad (el cerebro) inicia su función. Es a partir de entonces que deberíamos ser considerados seres humanos, con la facultad de tener derechos y obligaciones, en suspensión, eso sí. Desde lo religioso: A pesar de no practicar ningún tipo de religión, no estoy en contra de la mayoría de los ritos de los qué hacen participes a los recién nacidos alrededor del mundo, ya que la mayoría de estos no atentan de ninguna manera contra la naturaleza del niño. De los rituales tratados, del que no comparto en absoluto y que llegaría a tener una postura contraria es contra la circuncisión judía. A pesar de no presentar ningún tipo de riesgo contra la vida, creo que es una violación a los derechos de un humano que, por su estado de indefensión, no tiene voto en el rito, que es arbitrariamente impuesto por los padres. Desde lo cultural: Esta es una opinión bastante compleja de formular, tal vez por la liberalidad respecto al tema que existe en Colombia.

Considero que los casos expuestos (España y Nigeria) corresponden a realidades absolutamente ajenas a la nuestra, estaría de acuerdo con la decisión del juez de Elche, con el fin de preservar la vida del niño, por encima de la voluntad cultural de la madre. En el caso de Colombia, creo firmemente que hacen falta centros médicos y doctores especializados en la natalidad en las zonas menos favorecidas. Si bien el oficio de las parteras es muy noble y ha sido útil durante milenios, ya es arcaico y mandado a recoger, estas mujeres no están capacitadas para manejar partos de alto riesgo y esto aumenta el riesgo de las madres y de las criaturas. Desde lo pedagógico: Definitivamente necesitamos hacer tanto énfasis en campañas informativas del embarazo y el parto, como las hay de su prevención. En Colombia, no recuerdo nunca haber visto campañas de acompañamiento a las madres en su proceso de gestación o de información frente al momento del nacimiento. Creo que iniciativas como “La Voz es Nuestra” son absolutamente enriquecedoras y necesarias dentro de la sociedad.

Pellentesque et felis ut nisi dapibus tempor. Curabitur efficitur nisl nunc. Nunc feugiat mi tellus, a feugiat enim consequat ac. Donec vel justo vel sem rhoncus tristique a quis lorem.

Nicolas Días Pinzón